Quienes somos 2018-06-24T22:43:00+00:00

El Pais del Futuro

El país experimenta actualmente una demanda generalizada de reforma política, que surge de la percepción de una crisis institucional crónica cuya salida se identifica en la generación de un nuevo marco normativo del Estado. La sobre determinación que ha ejercido el proceso electoral último en la discusión de la reforma política ha conducido a que la deliberación pública se oriente hacia la definición de los instrumentos que la viabilicen, sin otorgar la centralidad requerida a los contenidos de la reforma política. En este contexto de alta politización, la deliberación pública solamente ha llegado a identificar algunos temas de reforma, pero no han existido propuestas mas articuladas que definan las características del modelo de institucionalidad que se quiere alcanzar, así como tampoco las relaciones entre economía, sociedad y política, sobre las cuales necesariamente se despliega todo diseño constitucional.

Enfoque de la arquitectura institucional

La estructura de toda Constitución democrática contiene dos partes, las así llamadas PARTE DOGMATICA Y PARTE ORGANICA; la primera, establece las premisas sobre las que se regula el proceso de construcción decisional, y es donde se definen los derechos fundamentales; la segunda, tiene que ver con las normas que regulan la realización de estos derechos, y supone la estructuración del campo decisional que posibilita esta tarea de la operación y realización efectiva de la parte dogmática; la primera construye la legitimidad del ordenamiento político, la segunda permite la eficacia del mismo en la consecución de las orientaciones contenidas en la parte dogmática; ambas son estructuras o mecanismos de producción de legitimidad para el ordenamiento democrático. Esta aclaración conduce a definir la necesidad de una adecuada relación de concordancia entre estos dos niveles o estructuras de la construcción constitucional.

En el caso de la Constitución ecuatoriana vigente, la relación entre las dos partes o estructuras del diseño constitucional presenta una aguda desconexión e incluso contraste o contradicción; mientras la parte dogmática recoge de manera sistemática los avances en materia de derechos fundamentales y los desarrolla como derechos de segunda y tercera generación, mientras introduce la figura de los derechos colectivos y sanciona los mecanismos de su protección y garantía, lo que define un modelo progresivo, amplio e incluyente de democratización, la parte orgánica, reduce esta amplitud a un concepto restringido de participación, por el cual esta solamente es aceptable o posible en cuanto reconozca el carácter de ‘monopolio de representación’ que poseen los partidos políticos. Estos asumen en la Constitución y en sus leyes conexas (la ley de elecciones y la ley de partidos políticos), una función de eje articulador del poder decisional, por lo tanto, de monopolio que canaliza la participación social en el proceso decisional solamente a través de la lógica partidaria. Frente a una economía y a una sociedad que plantean exigencias de apertura y de participación cada vez más amplias, el modelo político detiene y bloquea sistemáticamente estas posibilidades, lo que conduce a recurrentes crisis de gobernabilidad y de legitimidad del ordenamiento democrático. La disfuncionalidad existente entre la parte dogmática y la parte orgánica de la Constitución requiere de transformaciones radicales en el modelo político que atañen al conjunto de las estructuras del sistema político.

Es necesario advertir que no se trata de una reforma que afecte a aspectos puntuales o aislados del ordenamiento político, sino que esta debe ser pensada de manera integral; el proceso de construcción decisional es uno solo, regula los mecanismos de acceso a la formación decisional, los de construcción de la política pública y los de control acerca de su implementación y consecución.

En resumen, todos los cambios estructurales tienen que estar fundamentados en tres sólidas bases arquitectónicas: la primera es la participación ciudadana como expresión de corresponsabilidad, la segunda es la rendición de cuentas como muestra permanente de transparencia, honestidad, legitimidad, legalidad, eficiencia y eficacia; la tercera y de igual importancia, es el rediseño integral del proceso decisional de las funciones que tienen el mandato ciudadano de administrar, legislar, juzgar y controlar

Enfoque de modelo político

El tratamiento constitucional de la reforma del sistema político plantea una revisión progresiva de la parte dogmática de la Constitución, pero sobre todo una intervención profunda de modificación de la parte orgánica de la misma. Con respecto a esta segunda parte, se propone cinco ejes de reforma que atañen a la distribución territorial del poder y transformación del carácter centralista del Estado; los procesos de acceso al proceso decisional (sistema electoral y de partidos políticos), formación y construcción decisional (poderes Ejecutivo y legislativo), control político (Órganos de Control Constitucional) y la organización del sistema económico.

Objetivos fundamentales de la transformación constitucional

El objetivo fundamental de la transformación constitucional es la consolidación plena de un Estado social y democrático de derecho en el Ecuador, consagrado en el artículo primero de la Constitución vigente.

Con miras a lograr este objetivo se propone la obligatoriedad de que, sin excepción, todas las políticas del Estado, en todos los niveles de gobierno, apliquen criterios transversales de:

  1. Equidad de género
  2. Interculturalidad
  3. Sustentabilidad
  4. Transparencia
  5. Participación ciudadana y rendición de cuentas
  6. Eficiencia y eficacia

Adicionalmente, la transformación constitucional se guiará por los siguientes objetivos específicos:

  1. Reformar el carácter centralista del Estado ecuatoriano; avanzar hacia una nueva organización político-administrativa con base regional; establecer el derecho de los ciudadanos a formar gobiernos autonómicos regionales o provinciales; conformar un Estado autonómico regulado.
  2. Fortalecer la gobernabilidad entre Ejecutivo y Legislativo; crear un marco de corresponsabilidad, independencia, equilibrio y mejor relación entre las dos funciones;
  1. Reconstruir el sistema de representación; crear un sistema genuino de partidos políticos y democratizar y tornar más representativo el sistema electoral; establecer un sistema de participación ciudadana y control social.
  1. Garantizar la primacía constitucional, la protección de los derechos y garantías fundamentales, la independencia de la justicia y de los organismos de control, el combate a la corrupción y la subordinación de la fuerza pública al poder civil, y
  1. Transformar la relación Estado-economía en dirección a generar condiciones de equidad, productividad, sustentabilidad y competitividad, en un marco de amplia inclusión productiva de la población del país.
Previous Image
Next Image

info heading

info content

César Montúfar Mancheno

ESTUDIOS:

Ph.D., Departamento de Ciencias Políticas, New School for Social Research, Nueva York, 1999.
Maestría, Departamento de Ciencias Políticas, New School for Social Research, Nueva York. 1993
Licenciatura en Sociología y Ciencias Políticas, PUCE-Quito, 1989.

PREMIOS:

Frieda Wunderlich Award a la disertación doctoral “International development assistance and state building in aid receiving countries”, New School for Social Research, Nueva York, 1999.
Concurso Nacional de Periodismo “Símbolos de Libertad”, Categoría Opinión con el artículo “El Corazón de los ausentes”, 1999

PUBLICACIONES:

Libros:

Gobernabilidad y Democracia. (Quito: Diagonal-Letras, 2004).
Hacia una teoría de la asistencia internacional para el desarrollo. (Quito: Corporación Editora Nacional, 2002).
La reconstrucción neoliberal. León Febres Cordero y la estatización del neoliberalismo en el Ecuador. (Quito: Abya Yala, 2000).

Artículos en revistas o trabajos especializados:

“International development assistance and state building in aid receiving countries. The case of Colombia”, Disertación doctoral, New School for Social Research, Nueva York, 1999. Este trabajo recibió el premio The Frieda Wunderlich Memorial, otorgado por New School for Social Research a la mejor disertación doctoral de un estudiante internacional en 1998-1999.

“Crisis, iniquidad y el espectro predatorio del Estado ecuatoriano”, en Iconos, Número 10, 2001.

“La ruptura geopolítica y espistemológica del paradigma del desarrollo” en Ecuador Debate, No. 51, CAAP, Quito, Diciembre 2000.

“La Antipatria Febrescorderista. Una Aproximación al Discurso Político de León Febres Cordero” en Ciencias Sociales, No. 18, Universidad Central del Ecuador, Junio 2000.

“Desarrollo participativo y gobernabilidad local”, en Cuadernos Sociológicos No. 1, Departamento de Sociología y Ciencias Políticas, PUCE, Marzo, 1999, pp. 39-73 (escrito con Pabel Muñoz).

“Globalización y reinvención del Estado desarrollista”, en Efectos de la globalización en América Latina, Memorias del VIII Encuentro de Realidad Económica y Social del Ecuador, Tomo I, (Cuenca: U Ediciones, 1997).

“Las contradicciones de la convertibilidad”, en Iconos, Número 1, 1997.

“Globalización y la nueva retórica del desarrollo” en Ecuador Debate No. 40, Abril 1997.

“Desarrollo humano con sociedad civil: El espejismo de la participación en el nuevo discurso del desarrollo”, en Ecuador Debate No. 36, diciembre 1985. Reeditado en Revista Controversia No. 168, CINEP, Santa Fe de Bogotá, Mayo 1996.

“Presidentialism and democratic crises in Ecuador. The perverse effects of legal instrumentalism on a weak democracy”, The Janey Program in Latin American Studies, Working Paper Series No2, Graduate Faculty, New School for Social Research, Nueva York, Otoño 1995.

“Ecuador: elecciones presidenciales de 1988”, Revista Mexicana de Sociología, Año LII/No.4 (México: Universidad Autónoma de México, Octubre – Diciembre 1990).

“Del Desarrollo al ajuste: Análisis del proceso social ecuatoriano entre 1950 y 1980” en La Crisis y el Desarrollo Social en el Ecuador (Quito: Editorial El Conejo, 1990).